Son muy antiguas

las heridas marcadas

de los hombres,

las pieles con cicatrices,

las miradas rotas.

 

Están al borde del suicidio

y las gargantas dando gritos.

Las bayonetas montadas,

los fusiles oliendo

el humo repartido.

 

Recuerdo el silencio

de las vidas que partieron

en tanta guerra inútil,

gentes mutiladas y aun

continúan algunos

tirando de machete.

 

Son muy antiguas

las heridas llevadas

por los hombres

y cada cierto tiempo,

sangran.

© Santiago Liberal

LECTURAS -721
VISITAS HOY 15
VISITAS TOTALES LA BUENA LETRA 94630
Categorías: POÉSIAS

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *