Minero, hombre duro y caballero,

que forjaste tu vida a base

de sacar mineral para hacer hierro.

Galerías y túneles donde la oscuridad reinaba,

y gracias a la luz de un candil, os alumbrabais.

Compañero inseparable, candil y minero.

Y bota con vino, que alegraba la vida del minero.

Igual de inseparable: pico, pala y barrena,

cesto y vagoneta, instrumento de todo minero.

Con esto se despide

uno de los hijos de un minero.

©José Aranda

LECTURAS -298
VISITAS HOY 5
VISITAS TOTALES LA BUENA LETRA 94627
Categorías: POÉSIAS

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *