Un papel en blanco, una taza de café,

el sentimiento que desea salir al exterior.

Frases encadenadas llenas de fuerza,

desafiantes, vivas, retadoras, provocadoras.

Un poema puede acabar

en la boca de un ascensor

o en la esquina de una mesa inerte.

¿Quién habla de la soledad del poeta?

¿Quién se atreve a dejar  al poeta en la espesura?

Solo el vate ve la luz donde nadie la encuentra,

busca ríos y cascadas donde la sequía perdura

durante siglos, forma oasis de colores

en los áridos desiertos. Busca el sitio justo,

el hueco perfecto, la palabra única

que ajusta en el lugar donde debe encajar,

por eso el poeta nunca estará solo.

© Santiago Liberal         Publicado el día 29 de junio de l año 2024

LECTURAS -341
VISITAS HOY 8
VISITAS TOTALES LA BUENA LETRA 94583
Categorías: POÉSIAS

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *