Así amanece el pedregoso suelo,
de calles torcidas y torcidos aleros,
de casas vetustas y toscos portones
de gastados colores y luces de invierno.

Así amanece el húmedo paseo,
el rumor de las olas humilde se asoma,
el viento susurra y en las calles se esconde.

Tabernas antiguas muestran arrugas
de hirsutos marinos que su sombra esconde.

Gaviotas y gatos despiertan el día,
de su oscura melancolía.

Así amanece el barrio pesquero,
de agolpadas casas y brazos de piedra,
que abrazan sus barcos y arrullan su gente,
que espera paciente la llegada del día.

Así amanece el húmedo paseo,
que conduce a la iglesia en lo alto del pueblo,
que vigila los muelles e induce consuelo,
a sus buenas gentes del puerto pesquero.

Ecos de pisadas sobre piedras desgastadas,
lumbre de viejos faroles cubiertos de herrumbre,
el suelo mojado, ventanas con vaho,
y lejano olor a pan y a café tostado.

Así amanece el día,
en mi barrio pesquero.

Luis Ojembarrena
15/09/2023

LECTURAS -665
VISITAS HOY 2
VISITAS TOTALES LA BUENA LETRA 87098

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *