Empezaste a dudar

 en el cielo de los días:

-Que las nubes eran cirros,

que la lluvia, su poesía;

que las aves eran trinos,

que sus nidos, celosías;

que en el viento que soplaba,

 yacía dócil la brisa-.

Empezaste a dudar

 en un mar de felonías

y sobre las olas que mecen,

 tus caricias y las mías,

dicen que han visto una barca

 con las amuras partidas,

zozobrando en silencio,

como ecos que porfían.

Si acaso serán gaviotas,

quizás sirenas dormidas,

las que lleven a una cala

el candor de tantos besos

y el pliegue de las perfidias.

Dicen que han visto un poeta

 que remienda con palabras

las redes rotas que, en el puerto,

 dejaron solo tu insidia.

Empezaste a dudar

y de tu sí, quedan astillas.

Empezaste a dudar

y en la barca que encalló

 sobre arenas de rutina,

se van muriendo los versos

 que se posan, en mi orilla.  

© Joseba Sasía       Publicado el día 7 de mayo del año 2024

LECTURAS -1476
VISITAS HOY 3
VISITAS TOTALES LA BUENA LETRA 86964

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *