Escucha aquí «Fuego estrangulado»

Tuvo celos de todo lo que encontró

en su mesilla, aunque no había nada.

cartas escritas sin renglones

fijos, un paraguas abierto sin lluvia

aparente, un ramo de flores que esconde

una tarjeta no escrita a mano y que nunca existió.

No supo entender la sonrisa de los labios

de su amada, no supo leer las alertas

mandadas por los ojos de su amada,

no estaba a la altura del amor a fuego

estrangulado. Horas, días, meses, tiempo

en general abierto en grietas de soledad,

los besos helados, eran tan fríos como los picos

de los macizos, las bocas abiertas y la cama

era una agonía diaria y la almohada triste,

tan triste como la balada del silencio.

Tuvo celos, tuvo tantos celos que jamás

amó lo suficiente, no amó nada.

© Santiago Liberal               Publicado el 24 de febrero del año 2024

LECTURAS -635
VISITAS HOY 1
VISITAS TOTALES LA BUENA LETRA 87087
Categorías: POÉSIAS

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *