¿Qué vale una palabra?

Si te lo digo en prosa,

una historia como

otra cualquiera,

si te susurro un verso,

notarás mi esencia.

Llego sin llamarla

y despertó en mí,

un faro de esperanza.

Nubarrones iniciales,

no me dejaban

intuir las ramas,

que de ella me alejaban.

Más aún en mi empeño,

atisbe el camino,

de un nuevo destino

susurrado en mi oído.

Y, finalmente, por el arte

del estudio de su palabra,

imagen y semejanza,

de mi compromiso de por

vida, por su entrega

verdadera,

desplumada de clamores y

tupidos velos.

© Javier Antúnez Blanco

LECTURAS -333
VISITAS HOY 1
VISITAS TOTALES LA BUENA LETRA 87028

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *