Ilustración, «el alarido de las manos»

Autor : Sebastian Martinez, Córdoba Argentina

Son mis manos preámbulo de esa muerte,
con sus miedos tal carga de todos los destinos,
son sus pieles y callos los insultos de los santos,
se dibujan en sus palmas las líneas de los laberintos,
las dudas y tormentos de la sangre derramada,
“El que a fierro mata a fierro muere”
en el silencio perpetuo de todos los infiernos,
hallase la payasesca culpa enredada en sus jemes.
la locura de los huesos encerrados en sus carnes.

Y mi mano derecha y mi mano izquierda,
entrelazadas  follándose con sus gritos y oraciones,
fecundando letras y dibujos y estrofas y lémures,
cantos de dolor y risas en las noches paganas,
herejes manos penetradas entre sí, ¡Gozando!,
manchadas de tintes negras y colores oscuros,
empapadas en los alcoholes de solventes y aceites,
vestidas con trapos para fregar sus fríos.

Y al tomar mi sexo con las brutas palmas
asfixiando al mismo falo herido y raso,
suben y bajan, acarician y devoran la masa erecta,
son sus uñas los dientes de la bestia desnuda,
hambrienta del anhelo y su utopía,
báñense en los líquidos blancos y ardientes,
a la boca en sus yemas el demencial pensamiento,
envueltos los apéndices en las mugres del escarnio.

Hirientes zarpas sobre las telas de encaje,
con sus panzas llenas de furia y desdén,
vierten su llanto y sus mares arrancando al propósito
las ternuras y delicias que le son ajenas,
disfrazadas con guantes de terciopelo,
simulan los amorosos tactos recitando impropios,
dejando sus huellas de andares inciertos
sobre la piel enamorada y entregada a sus pasos.

Mendigas de monedas y panes duros,
son ratas indiferentes y enfermas a la caza
del trozo vivo en los escondrijos y basurales,
que alimenten al estómago hinchado de hambre,
ladronas manos entre los espantos del designio,
tejedoras en el aire de los goces que vendrán,
son su paraíso a la vera de los dioses,
son su tártaro a la vera de la incógnita.

Y en sus centros las piezas de ajedrez
se mezclan en el desvarío de la duda,
sobre el tablero se nutren la vida y la muerte
rendidas a los favores de las celdas,
juegan a sus prendas y otras rondas
con sus bailes y movimientos y trampas,
escarban las manos en la tierra infértil
las tumbas sin nombre de los condenados reyes.

Pasan las páginas del libro de dedal en dedal,
revelando sus palabras ocultas y marginales,
nacen de mis manos otras palabras y figuras
sobre la bonhomía  de las hoja virgen,
cual lábaro certero la pluma alzada
graba sus instintos y alusiones atroces,
rompiendo los tiempos pasados y olvidos
al salvaje alarido de mi corazón.

LECTURAS -328
VISITAS HOY 2
VISITAS TOTALES LA BUENA LETRA 87014

1 comentario

Susana Moreno Prieto. · 10/07/2023 a las 10:58

Es un honor poder leerte y disfrutar de tu arte. La bestialidad de tus letras llevándonos a tus profundos de esta manera. La fuerza y belleza de tu ilustración.
Una maravilla Sebastián Martínez. Gracias.

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *