El manto cristalino y brillante del agua de la que hablas, que corra,

no quiero que pare, que siga corriendo por la ruta de la vida,

que no se estanque en la nada, que no muera,

que renazca cada día entre los dedos de nuestros caminos.

Esa tu luna, no quiero imaginarla perdida en la noche,

quiero verla erguida bella y fecunda.

La sangre de tus poemas, sangre que corre derramada en la muerte,

quiero verla viva y fructuosa.

Caballos que galopan acompañados de sus jinetes,

quiero verlos representando a la vida,

quiero verlos representando al hombre.

Cruces de pasión que acompañan a tu redentor

quiero verlas llenando y aclamando la esperanza,

ofreciendo sus manos al recogimiento.

Esa tierra bajo tus letras, quiero verla desgranando vida y fecundidad

Quiero ver esa madeja de la vida que todos liamos y desliamos

y tu arrojas bajo tu pluma.

Ese puñal que enfila lagrimas del sol,

quiero verlo cortando al aire desafiando a la muerte.

Atados nos tienes a tus poemas, encadenados de tu mundo vívido.

Que de tu cuerpo no desgarren sangre para el recuerdo,

pues aun sigues aquí quien fuiste bautizado

con el nombre de Federico del Sagrado Corazón de Jesús García Lorca.

© Mª José Sobrino Simal   Publicado el día 11 de marzo del año 2024

LECTURAS -779
VISITAS HOY 1
VISITAS TOTALES LA BUENA LETRA 87008

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *